Recuerdos de José Ramón Perez

Nuestro ordenador Amstrad CPC 6128.

 

Por el año 1985, nuestro padre compró el Amtrad en la tienda Ordemania, que estaba situada en la calle Octavio Cuartero de Albacete. Por aquel entonces debia costar unas cien mil pesetas, que en aquella época era bastante dinero. Creo que lo hizo sin consultarlo con mi madre, pues ésta se enfadó bastante cuando lo vió. Mi tio también compró uno para mis primos, porque parece que los dos hermanos estaban mentalizados de que había que iniciar a sus hijos en la informática, que era el signo de los tiempos. En fín, los niños solo lo queriamos para jugar. Con el ordenador, nos regalaron un disco con copias piratas de varios juegos (más tarde oí que les metieron un puro a los de la tienda por hacer eso). Vaya emoción. Los primero fueron el Knightlore, el Moonbuggy, el Fighter pilot, el Oh Mummy, uno de ajedrez y el Matchday, y no sé si el Ghost&Goblins. El caso es que de ya solo escribir nuestros nombres en la pantalla nos parecia lo más de lo más.Con el tiempo, mi padre tiró la toalla de que fueramos a apreden algo más que jugar. Nos compró algún libro, pero todo nos sonaba a chino. Además nos obligaba a teclear los programas que venian en la revista Amstrad User; quizá pensó que se nos pegaría algo. Uno leia, y el otro venga a teclear... Con el tiempo, fuimos agrandando la colección de juegos, casi siempre con copias, pues el presupuesto no daba para más, y solo nos compraban para Navidad y cumpleaños, ya demás en cassette... Una vez descubrimos un programa que se llamaba Transmat, y que permitia a veces pasar el juego de cinta a disco. Alucino recordando aquello de estar cargando el juego media hora, y que a veces no se leia bien porque te apoyabas en el reproductor de cassettes. Un verano se me ocurrió poner un anuncio en la revista, diciendo que cambiaba juegos. A la vuelta tenía el buzón a tope de cartas. No pude contestar a todas, pero hice varios intercambios por toda España, enviando y recibiendo discos contra-reembolso. En casa se puso la norma de que solo se podia utilizar el ordenador los fines de semana, y además debiamos turnarnos entre los hermanos. La mayoria de los juegos eran muy difíciles de pasar. Además no se podian grabar las partidad, lo que era aún más rollo. Un par de veces rompimos el joystick con los juegos que había que darle derecha-izquierda muy rápido. Finalmente descubrimos los joystick que se cogía en el puño, y así no volvimos a romper ninguno más. Al hacerno mayores, el Amstrad se fue quedando obsoleto. De alguna manera eso nos libró de enviciarnos con los nuevos PC que iban saliendo. Cuando iba a casa de algún amigo con PC pensaba "¡vaya juegos!", pero teniamos que contentarnos con lo que había. Creo que el viejo Amstrad estuvo en funcionamiento hasta el año 2000, cuando la disquetera se rompió, y nos fuimos cada cual a su casa. Mi padre ha debido guardalo con el monitor y los juegos en el trastero. Me ha alegrado descubrir vuestra página web, y también descubrir los simuladores. Qué nostalgia escuchar otra vez las músicas de los juegos....

Escribir comentario

Comentarios: 0

Todo para las mamás y los bebés al mejor precio 

SÍGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER

ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS

CAPCOM CELEBRA EL 30 ANIVERSARIO DE STREET FIGHTER

RECUERDOS DE JOSE RAMON PEREZ

IKARUGA DREAMCAST

ANOTHER WORLD PCDOS

4D SPORT BOXING

3D CONSTRUCTION SET PC

CONTACTO

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.