X-Men: Dios ama, el hombre mata

26 Enero de 2012. By Gato V

Esta obra, fruto de la colaboración de dos gigantes del comic como son Chris Claremont y Brent Eric Anderson y el colorista Steve Oliff, representa uno de los grandes momentos de los X-men y por extensión de la historia del comic.

Al final del análisis os pongo un resumen de la historia, aunque os recomiendo encarecidamente que os leáis el comic en lugar del resumen, ya que en mi opinión no llega a expresar del todo lo que el comic transmite. Yo pasaré directamente al análisis.

En primer lugar, el titulo resulta cuando menos revelador de lo que encontraremos dentro de las tapas. La primera capa de la obra, por tanto la más evidente y directa, es una historia sobre un dirigente religioso endiosado por sus propias creencias y que se considera el representante de Dios en La Tierra para una increíblemente importante misión. En este caso, como en casi todos por otra parte, se trata de la erradicación de un enemigo de la humanidad y (Como no podía ser de otra manera) la religión. Siendo una historia de los X-men ellos son por supuesto dicho enemigo. El titulo no da de antemano la conclusión que debemos obtener. Dios es inocente de los actos del hombre, él nos ama a todos y es el hombre el que se corrompe y actúa en su nombre sin que este lo pida ni lo desee.

Ahora bien. De una manera o de otra esta es una historia infinitamente contada, por lo que algo tendrá esta ocasión en particular para ser tan especial. Es precisamente en los detalles donde encontramos la magia de esta obra.

En primer lugar debemos situarla en su tiempo, principios de los 80. Se trata de una época en la que, a pesar de existir una cierta normalización en la sociedad americana y haber desaparecido gran parte de la segregación racial, existía aun un gran poso de racismo en la sociedad. Muchos aún recordaban tiempos no muy lejanos en los que el color de la piel era una cuestión de vida o muerte. Claremont supo introducir muy sabiamente ese contexto en este relato, pues muchos de los hitos de la lucha por los derechos civiles de la comunidad negra están aquí representados, implícita o explícitamente. Sin embargo muchos de estos están salvajemente pervertidos por los enemigos de los mutantes para su propio beneficio.

Tenemos un reverendo al mando de una organización que lucha por los derechos, no de su raza (pues no se trata de un problema racial) sino de su especie, porque Dios así lo quiere. En cierto modo podría asimilarse al papel que durante un tiempo hicieron Malcom X y, especialmente, Martin Luther King en los años 50 y 60.

Tenemos una organización armada a las órdenes de este reverendo que se dedica a matar mutantes para proteger a la sociedad de dicho riesgo. Además una organización secreta y completamente clandestina que se presenta al mundo como personas respetables. De nuevo es fácil establecer el paralelismo, en este caso con la imagen de que los Panteras Negras se tenía en Estados Unidos.

Incluso, vemos como en un momento de la historia, Kitty echa en cara a una de sus profesoras que no se preocupe por el problema mutante, acusándola de que sería mucho más radical con el tema si esta violencia fuera contra los negros, etnia a la que esta profesora sí pertenece. 

Resuenan en sus palabras la famosa cita de un ministro de la iglesia que se lamenta de que cuando se llevaban a otros no lo impidió, pues no pertenecía a esos grupos, y ahora que se lo llevan a él no queda nadie para impedirlo.

Esto ofrecía al lector americano un espejo en el que poder mirarse y en el que examinar las bondades o perversiones de su comportamiento. Por un lado el lector contrario a los derechos de la comunidad negra (y por extensión de todo el que no fuera, “Blanco”) podía verse reflejado en los mutantes y en los peligros que estos pasaban por culpa de esa malévola organización que intentaba eliminarles. En el caso de las minorías, estas tenían ante sus ojos un claro aviso de cómo las organizaciones que les protegían como ángeles guardianes podían ser pervertidas hasta volverse un monstruo que amenazase su, en su momento, aún precaria situación en el país. Esta es una historia que, al menos en este tema, puede promover una cierta reflexión.

También disponemos de otro punto muy interesante en lo que a consecuencias futuras se refiere, al menos en las vidas de los mutantes. Es la primera vez que el profesor Xavier se encuentra realmente tentado a “pasarse al lado oscuro”, acompañando a Magneto en su cruzada por la supremacía del Homo superior y llevándose con él a los propios X-men. Sus chicos han estado en autentico peligro, él mismo ha estado a punto de matarles, aunque fuera manipulado por Stryker. Además esta experiencia le ha cambiado, no volverá a ser el mismo. Esto ha dejado una huella muy importante en Charles Xavier, huella que no se irá y que conducirá a la práctica disolución de los X-men, al menos en lo que se refiere a la organización bajo sus órdenes.

Por último un detalle muy importante, aunque desde un punto de vista mucho más técnico. Absolutamente todos los personajes principales de esta serie de comics, están ya caracterizados por las personalidades que en un futuro se volverán arquetípicas de cada uno, con lo que este relato establece también un estándar para futuros integrantes de la casa de las ideas.

Tras esto no mucho más queda por decir de esta obra, solo recomendaros que la leáis, si no lo habéis hecho ya, pues es de las mejores historias de este grupo que he leído.


ANEXO: ARGUMENTO DE LA NOVELA GRÁFICA

 

Wesport, Connecticut. Dos hermanos, Mark y Hill, huyen en plena noche, de los asesinos de sus padres. Sin embargo, estos les dan alcance en el patio de la escuela local, los matan de dos disparos por ser mutantes y cuelgan sus cuerpos del columpio del patio como advertencia para otros miembros de la especie. Poco después, Magneto aparece y jura vengarse de los asesinos de estos niños.

New York. Edificio Stryker. El Reverendo William Stryker termina de redactar su siguiente sermón cuando su secretaria, Bess, le informa de que ya puede ver las cintas que contienen toda la información que han reunido sobre la Patrulla X. En ese mismo momento, en la escuela de ballet de Stevie Hunter, se produce una pelea entre Kitty Pryde y uno de sus compañeros, ya que éste pertenece a la Cruzada Evangélica Global de Stryker, cuya principal motivación es exterminar a los mutantes. Gracias a la intervención de Peter e Illyana Rasputín (el archiconocido Coloso), Kitty no le da una paliza a su compañero. Aun con todo, se va muy enfadada al considerar que Stevie Hunter no entiende su preocupación por la Cruzada de Stryker porque no es mutante. No sería igual si el Reverendo se centrara en los negros. Sin saberlo ninguno, todo ha sido observado por Purificadores, la organización detrás de la muerte de los niños mutantes la noche anterior.

Esa misma noche, Xavier acude a un debate televisado que tiene como tema el problema mutante. Le acompañan Tormenta y Cíclope. Su “rival” es el propio William Stryker, que logra dejar más clara su postura y salir triunfante. Tras ver el debate, Kitty, Lobezno, Coloso y Rondador Nocturno deciden practicar en la Sala de Peligro. Poco después de su entrenamiento, la Patrulla X recibe una llamada que les comunica que Xavier y sus dos alumnos han muerto en un accidente de tráfico. En realidad han sido emboscados por el brazo armado de la organización que dirige el propio Stryker. Al día siguiente, Kitty e Illyana descubren que alguien está espiando la Escuela para Jóvenes Talentos al encontrar un sensor en la colina. Kitty usa sus poderes para estropearlo y averiguar quién es el responsable.

En Manhattan, Lobezno, Coloso y Rondador Nocturno investigan la muerte de sus compañeros y rápidamente se dan cuenta de que es un engaño. Son espiados por soldados de Stryker, lo descubren y se enfrentan a ellos con la ayuda de Magneto, que les ofrece una tregua para hacer frente a esta amenaza para todos los mutantes. Mientras tanto, en las cercanías de la mansión, Illyana y Kitty son atrapadas y secuestradas. Poco después, Magneto y los tres miembros libres de la Patrulla X torturan a los soldados para sacarles información. Entre tanto, Stryker intenta lavarle el cerebro a Xavier, atormentando, de paso, a Cíclope y Tormenta. Stryker, además, narra su pasado: cuando era un sargento mayor del ejército americano, mató a su hijo recién nacido por ser mutante y a su esposa por engendrar tal monstruo. Se dio a la bebida y fue expulsado del ejército hasta que un día tuvo una revelación y se creyó el mensajero de Dios: él era el encargado de eliminar a los mutantes, las huestes demoníacas. Por último, Stryker ordena a sus hombres que maten a Kitty Pryde.
Sin embargo, Kitty ha conseguido escapar, aunque está débil al haber inhalado el gas nervioso que usaron para intentar retenerla. Kitty consigue avisar a Rondador Nocturno de su posición y tras una larga huida es acorralada en un tren donde Magneto y la Patrulla X la salvan. En la sede de la Cruzada, Stryker logra dominar a Xavier y hace que éste mate a Cíclope y Tormenta. Por otra parte, en el exterior del edificio, Kitty y Rondador sacan información al Doctor Ramsey (el ayudante de Stryker) y la Patrulla consigue rescatar a Illyana y los cuerpos de Cíclope y Tormenta, pero no logran capturar a la lugarteniente de Stryker. Usando los poderes eléctricos de Magneto, Scott y Ororo salen del profundo coma en el que los poderes del Profesor les había sumido, ya que, ni estando controlado por el Reverendo, Xavier accedió a matar a sus alumnos.

Poco después, Stryker celebra su sermón más importante al que han sido invitados políticos y periodistas. Para asegurarse su triunfo, Stryker coloca a Xavier en una máquina que aumenta sus poderes permitiéndole hallar a otros mutantes y detenerlos. Así, todos los mutantes en las cercanías empiezan a tener dolor de cabeza y a sangrar por la nariz y los oídos. El discurso de Stryker es interrumpido por Magneto, pero cae derrotado por un ataque psíquico del Profesor X y está a punto de ser linchado por el público si no es por la intervención de dos policías. Aprovechando la confusión, la Patrulla X entra en el estadio donde se celebra el sermón y consigue liberar a Xavier, aunque, debido a los efectos de la máquina, es demasiado tarde para la lugarteniente de Stryker, quien descubre que es mutante poco antes de que Stryker la mate por ello delante del público y las cámaras de TV. En ese momento, la Patrulla X se enfrenta al Reverendo verbalmente, intentan hacerle ver que humanos y mutantes son humanos y que pueden y deben convivir pacíficamente, pero Stryker no les escucha y apunta con un arma a Kitty, pero no llega a disparar ya que un policía le dispara a él para evitar que la mate.

Días después, la Patrulla X y Magneto conocen el resultado del juicio del Reverendo William Stryker: será condenado por las acciones de los purificadores. Sin embargo, este hecho no hace que disminuya el odio a los mutantes, sino todo lo contrario, lo que hace que el Profesor Xavier quiera renunciar a su sueño y unirse a Magneto en su cruzada de superioridad genética. Cíclope y el resto de la Patrulla X le hacen ver que aún merece la pena luchar por su sueño y, si es necesario, hasta morir por él.

 

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    maquinitas (miércoles, 01 febrero 2012 18:23)

    La verdad es que es un "pedazo" de novela gráfica, la primera que leí (tengo la primera edición :)) y quedé totalmente alucinado con ella. Estupendo artículo una vez más.

  • #2

    Omega seamaster (lunes, 24 marzo 2014 10:09)

    No es que sea muy recomendable, pero te hará pasar un rato entretenido, sobre todo si tienes pocos años o juegas con mas gente, porque aunque sea para un jugador,

Todo para las mamás y los bebés al mejor precio 

SÍGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER

ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS

4D SPORT BOXING

3D CONSTRUCTION SET PC

WING COMMANDER 2 (PC)

TOEJAM & EARL III (DREAMCAST)

DOUBLE DRAGON (MEGADRIVE)

LO QUE NO VIMOS DE STREET FIGHTER II

CONTACTO

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.