Watchmen (Parte 3)

11 Septiembre de 2011 - By GATO V

Los Vigilantes

 

A continuación realizaré un pequeño análisis de cada uno de los personajes que pertenecen al grupo de los Vigilantes. No pretende ser un análisis sesudo de los personajes, sino un pequeño bosquejo de una obra enorme.

 

Búho Nocturno II

 

Este personaje es el reflejo borroso y desvaído de los superhéroes de Marvel y DC, especialmente de Batman. Durante su juventud fue un genio que creó cientos de artilugios para luchar contra el crimen, e incluso llegó a formar un equipo muy efectivo con el perturbador Rorschach, sin embargo actualmente es un cuarentón pasado de años que no recuerda como acabó en este oficio ni es capaz de obtener las fuerzas para continuar en él, por lo que también está muy deprimido.

A pesar de ser el personaje más cercano al estereotipo, o precisamente por ello, resulta ser el más cercano para el lector, que inmediatamente logra conectar con este personaje, lo que le confiere un gran potencial.

El Comediante

 

Este es el personaje más complejo de toda la obra, al menos en lo que se refiere a los cientos de matices que componen su comportamiento.

Es un nihilista convencido de que todo a su alrededor está a su disposición, lo que le convierte a nuestros ojos en un depravado carente de toda moral, ya que toma lo que desea, que suele ser demasiado.

Es el perfecto soldado americano, lo que no deja de tener su gracia teniendo en cuenta que eso le convierte en la versión deformada del Capitán América, el perfecto soldado americano que se compone básicamente de un poder alto y una rectitud casi absoluta.

Tras la intervención del gobierno solo quedan tres vigilantes en activo.

Él, al que no le importa lo que le ordenen porque no acaba de entender que matar a los demás por tu país no es un acto positivo solo porque tu país te lo ordene, por ejemplo si te ordena un genocidio.

El Dr. Manhattan, que ve la vida y la muerte de una manera muy suya, ya que un cuerpo muerto tiene las mismas partículas que uno vivo según sus palabras.

Rorschach, que cuando le dicen que tiene que retirarse sencillamente se pasa a la clandestinidad y sigue trabajando, ahora además con menos cortapisas.

 

Ozimandias

 

Este personaje es la imagen que todos los lectores tenemos del éxito. Como un Tony Stark de la vida real, aceptó que su tiempo como vigilante había llegado a su fin y antes de que le retirasen de manera forzosa el concedió al mundo su deseo y se retiró “voluntariamente”. Tras esto montó un emporio alrededor de su imagen y a día de hoy en multimillonario. Se nos presenta como una imagen a la que los demás, obviando a un Dr. Manhattan ajeno al mundo y a un Comediante ya muerto, envidian en una historia sobre la miseria humana. Durante el relato pasa de ser esa imagen en la pared que recuerda a los demás su fracaso a ser la figura central de la historia, como el personaje histórico del que toma el nombre, se levanta sobre el mundo y recuerda a los poderosos su presencia, aun sin decir palabra.

 

Espectro de Seda II

 

Es la imagen que el extraño espejo que es la mente de Moore nos devuelve de las grandes divas del comic de superhéroes. Al igual que sus versiones superheroicas, nos muestra su presencia enfundada en unos trajes reducidos al mínimo de su expresión o ceñidos hasta casi resultar inútiles por encima de satisfacer nuestro decoro. Al igual que sus versiones superheroicas nos muestran una preciosa fachada de seguridad y poder femenino que nos enseña que una mujer puede dar la talla entre los hombres, por muy superhéroes que sean. A diferencia de sus versiones superheroicas, en este caso bajo esa fachada están los mismos escombros que dentro de sus compañeros, que se derrumban al igual que ella bajo el hastío de un oficio que ya no entienden ni se les requiere.

Dr. Manhattan

 

Es el único de toda la obra que tiene realmente superpoderes y probablemente es el personaje del que más se podría escribir, aunque más por su situación que por sus actos en sí.

El hecho de que sea capaz de cambiar el futuro, ya que puede predecirlo, y no lo haga plantea diferentes lecturas con sus consiguientes debates.

Realmente se comporta como lo haría un dios que ha comprendido las implicaciones que el uso de su poder tendría en el mundo, con lo que evita toda acción drástica, sencillamente aportando de manera pasiva, con sus inventos. Al menos esto es lo que hace una vez comprende esta realidad.

Cabe destacar una de las primeras reacciones de la sociedad ante su nacimiento, su uso armamentístico. “Dios existe y es americano” dejando claro en esta guerra fría que ellos ganan. Lo siguiente es mandarlo a Vietnam junto al Comediante.

Rorschach

 

Es probablemente uno de los personajes con más matices y lecturas del toda la obra, a pesar de ser precisamente el que menos matices tiene en su forma de ver la vida.

Su propia máscara muestra esa visión carente de matices, ya que la eligió precisamente porque los dos colores se movían continuamente sin formar jamás un solo gris, es decir siempre con una clara separación entre el blanco y el negro.

Esta dicotomía le lleva a ser un justiciero muy violento, ya que prácticamente todo criminal del que no necesite información acaba en el hospital de manera inmediata, en el mejor de los casos. Como él mismo dice en un punto de la obra, antes era demasiado blando, solo pegaba a los delincuentes y algunos incluso llegaban a no necesitar hospitalización.

Irónicamente según avanza la obra parece ser el más clarividente de todos, la voz del loco que nadie entiende, que todos ven como trastornada, pero que ve bajo la piel de todos la verdad que esconde su fachada.

Es también el antihéroe, un personaje que con el tiempo dará pié a obras mucho más oscuras, como por ejemplo puedan ser “Sin city” y “Predicador” por nombrar dos de las más famosas actualmente. Aunque incluso estas nuevas historias tienen un antihéroe que llega a conectar con el lector, aunque sea de manera muy leve, cosa que Rorschach no logra en gran medida porque se esfuerza en que no exista esa conexión. Esto genera un último chiste, pues los nuevos antihéroes del comic, que darán tanta fama a grandes guionistas de la siguiente década, serán una imagen en espejo de un comic lleno de imágenes en espejo creadas por un genial relojero que se inventó una maquina de absoluta precisión.

 

Y con esto acaba el análisis de “Watchmen”.

Muchas gracias por vuestra atención y espero que lo disfrutéis tanto como yo cuando lo leí.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Todo para las mamás y los bebés al mejor precio 

SÍGUENOS EN FACEBOOK Y TWITTER

ÚLTIMOS ARTÍCULOS PUBLICADOS

4D SPORT BOXING

3D CONSTRUCTION SET PC

WING COMMANDER 2 (PC)

TOEJAM & EARL III (DREAMCAST)

DOUBLE DRAGON (MEGADRIVE)

LO QUE NO VIMOS DE STREET FIGHTER II

CONTACTO

Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.